lunes, 23 de junio de 2008

Jesús Llorente. Rockdelux Junio 2008

6 comentarios:

josemitadinamita dijo...

A Félix Romeo lo conozco desde la adolescencia. Vivía enfrente de mi casa. Alguna vez tomamos juntos una cerveza. Era verano. Hace poco coincidí de nuevo con él. Mi timidez me impidió hablarle. Desde aquí sólo puedo recomendar que leáis su último libro.

http://josemitadinamita.blogspot.com/2008/06/cuentas-pendientes-felix-romeo.html

Hatt dijo...

Es curioso, yo no vivo enfrente, ni he compartido cervezas con él, pero lo veo de manera relativamente recurrente desde hace tiempo, desde que lo descubrí siendo un adolescente en Dibujos animados (a través de las colaboraciones que Ángel Petisme hacía en un programa de radio) y en La Mandrágora y mi timidez también me ha impedido dirigirme a él. Me lo he cruzado numerosas veces por la calle (la última hace un par de semanas por la calle Delicias), incluso lo he visto jugando a fútbol con Luis Alegre en un parque de La Almozara...

Fran... dijo...

Alguien me podria decir si se puede conseguir en algun lado el libro de Chuse Izuel?, me ha encantado "Amarillo" y me gustaría poder leerlo. Si Féliz lee esto, enhorabuena tio. Tus tres novelas son muy buenas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luis Borrás Dolz dijo...

Hola
Quiero hacerle llegar esta carta a Félix. Me gustaría que se la leyera, se titula "Cicatrices" La puede leer en http://aragonliterario.blogspot.com/
Un cordial saludo.
Luis Borrás Dolz

Estibaliz dijo...

Ayer terminé de leer "Amarillo" que se puede leer del tirón pero que su intensidad no me lo ha permitido. He releido algunos párrafos docenas de veces, casi me los sé de memoria. Como dice este artículo hay cierto paralelismo con "El año del pensamiento mágico" el cual recomiendo al igual que su representación con Vanessa Redgrave sobre el escenario. Quiero también reseñar "El hombre ante la muerte" de Philippe Ariès. El suicidio es diferente a todo esto, es un acto que me infunde un respeto absoluto pero no tanto tristeza. Gracias por escribir "Amarillo". Estibaliz