sábado, 1 de marzo de 2008

El mortal peso de la demoledora culpabilidad. A. Jiménez Morato